Baloncesto, te quiero.

 

Muchas veces, los finales de las historia te hacen reflexionar, darte cuenta de lo que has aprendido de ellas y las cosas que si pudieras, mejorarías para que tuviera un final distinto. Esto es lo que me ha pasado a mí.

Hace dos semanas, se acabó mi temporada en un equipo de Primera Nacional Femenina, hasta ahora la mejor temporada de mi vida como jugadora. Fue un final inesperado, pues ninguna de nosotras pensó  que esto se acabaría tan rápido ni lo que supondría para nuestras vidas dejar de jugar juntas como equipo hasta verano. No tener que entrenar hasta las tantas de la noche, a pesar del mal tiempo o de las dolencias, no escuchar las historias ni las vidas de cada una de nosotras cuando nos íbamos al vestuario,  e incluso dejar de oír los gritos de nuestros entrenadores cuando nos llamaban la atención por no seguir bien la jugada o no hacer bien el ejercicio. Tanto lo bueno como lo malo, todo lo que tenga que ver con el baloncesto se acaba echando de menos.

Cuando somos pequeños, nuestros padres nos apuntan a un deporte, nunca pensando en la recompensa de triunfar en él, ni el de ser conocidos a nivel mundial, si no por el hecho de hacer actividad física, además de todos los valores que éste aporta. Sin embargo, esa decisión puede determinar la vida del pequeño, el cual conocerá valores tan importantes como el respeto al maestro que te entrena, el compañerismo o el significado de lo que es un EQUIPO.

Aprenderá a no rendirse, a ser constante y a que todo se consigue con esfuerzo, trabajo y dedicación. Que se puede nacer con un talento especial, pero si este no se trabaja, jamás se conseguirá explotar ni llegar a nada. Además, con el paso de los años, aprenderá a frustrarse, pues como en la vida misma, las cosas por muchos que luches por ellas, no salen como uno quiere. No obstante, cuando ya se es mayor y echa la vista atrás, se da cuenta de que, a pesar de las infinitas horas de entrenamiento, los días donde no sale nada y se frustras consigo mismo, los llantos, las palabras de algunos cercanos a él animándole a dejarlo pues, “de eso no va a vivir”, además que “se está perdiendo una etapa única en su vida”; el deporte también le aportado el ser una persona madura, con sentido de la responsabilidad y la organización, además de haber tenido la suerte de vivir de una forma distinta algo tan bonito como es la juventud, la niñez o la adolescencia.

Sí que es verdad que se puede perder ciertas cosas como celebraciones familiares, cumpleaños de grandes amigos o algunas de las primeras fiestas de universidad, pero también se viven cosas que otras personas no van a tener la suerte de vivirlas como las concentraciones, en las se conocen otros equipos, ciudades y PERSONAS que se pueden llegar a convertir en IMPRESCINDILES en la vida de dicho deportista.

A mí es todo lo que me ha aportado el deporte, el baloncesto, el poder convivir con gente de otros lugares, impregnarme de su cultura y disfrutar de lo que se ha convertido en una gran pasión y un estilo de vida. No solo me llevo de esta experiencia nuevos conocimientos de baloncesto específico, si no personas que con su esfuerzo de entrenar cada día, a pesar de las circunstancias de cada una, demuestran su compromiso y amor por este deporte. Sin duda no sé si esta experiencia se va a volver a repetir en mi vida pero lo que si se es que la he aprovechado al máximo.

Por ello, y como futura educadora que voy a ser, animo a todos los padres a que apunten a sus hijos a algún deporte porque, no solo les inculca valores si no que les nutre como personas, les hacen más sociales, más humildes y capaces de vivir de la mejor forma en sociedad, incluyendo la gran experiencia que es el formar parte de algo y el sentirse partícipe de un equipo. Refuerza su confianza y su capacidad de superación.

Por esto, hoy digo GRACIAS al deporte por hacerme la persona que soy yo, GRACIAS baloncesto por convertirse en mi forma de vida y darme parte de las personas más importantes de mi vida y GRACIAS papás por inculcarme el deporte desde niña.

Recordad, el deporte no es solo un hobby, sino un estilo de vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s